Migrando de un canal de comunicación a un canal de conversión

Artículo publicado originalmente en Semana Económica


Actualmente cuando pensamos en agencias de comunicación digital, la primera idea que se nos viene a la mente es un equipo de trabajo que usa los medios en Internet como vitrina publicitaria.

Pero comunicación digital implica más que eso. A diferencia de las agencias tradicionales que piensan en términos de piezas publicitarias, las agencias digitales se orientan a crear sistemas de comunicación que generan experiencias multi-sensoriales al consumidor y crean lazos con la marca.

Las oportunidades en el campo digital son enormes, pues además de comunicar es posible generar conversiones mucho más precisas, las cuales nos dan una mejor idea de la eficiencia de nuestras acciones de comunicación.

¿Qué es una conversión?

En términos simples una conversión consiste en lograr que el usuario genere la acción que estamos esperando. Dicha acción lo identifica y lo convierte en un lead o cliente potencial.

Tradicionalmente bajo la lógica publicitaria esperamos que al publicar un mensaje en los medios masivos, lo vea la mayor cantidad de personas posible una cantidad de veces. Una vez logrado ese objetivo deducimos que al menos un porcentaje de ellos se enganchará y consumirá el producto o servicio. Pero el camino entre exposición del mensaje y la acción de compra es un tanto incierto.

Si nos enfocamos en conversiones, podemos medir con mayor precisión este camino.

Ejemplo 1: Somos una empresa que está por lanzar un nuevo producto al mercado. Podemos plantear una campaña de medios en Internet, cuyos avisos lleven a la página directa de venta. Cada transacción realizada es una conversión.

Ejemplo 2: Queremos hacer una demostración del nuevo producto. Para ello hacemos un evento exclusivo de lanzamiento en la tienda, al cual solo asistirán las personas que impriman el cupón que hemos publicado en nuestro sitio web. Eso también es una conversión. (http://es.buyvip.com)

Ejemplo 3: Queremos recoger las opiniones del público sobre el nuevo producto. Para ello les pedimos que llenen un formulario con sus observaciones. Por su participación los metemos en el sorteo de un premio.

Los 3 casos involucran una acción de comunicación que engancha al usuario y lo identifican. Si sabemos que el usuario está interesado en adquirir el producto y tenemos como contactarlo directamente, entonces es un cliente potencial para el producto actual o cualquier otro que lancemos en el futuro. Nuestro beneficio es saber si realmente nuestra inversión y esfuerzos en comunicación están teniendo resultados positivos.

Las compras también son sociales

Independientemente si un comprador sigue modas o prefiere marcar su propio estilo, el proceso de compra es social.

Cuando planteamos acciones de comunicación orientadas a conversiones, además de identificar a nuestros potenciales consumidores, podemos saber cual es el entorno que influye en estas decisiones de compra.

Las acciones de la empresa son importantes, pero la fuente más confiable es la recomendación personal o también conocido como “boca-oreja”. En el caso de los internautas, según la Nielsen Global Online Consumer Survey, 9 de cada 10 confían en las recomendaciones de las personas que conocen, y 7 de cada 10 confían en lo que otros consumidores escriben en Internet.

Ante este panorama, en vez de competir contra la fuente más confiable, lo mejor es identificarla y facilitarla. Por ello nace el Social Shopping, que ofrece herramientas que emulan la experiencia de compra a como sucedería en un centro comercial.

Existen tres clases de social shopping:

1. Group Shopping Sites: Sitios donde la gente se organiza para hacer compras en grupo y obtener mejores precios por volumen. Ejemplo: Clan Descuento es un sitio chileno donde se puede acceder a precios especiales si se alcanza un mínimo de personas interesadas (http://www.clandescuento.com/descuentos/santiago).

2. Shopping Communities: Comunidades exclusivas que tienen acceso a precios especiales y permiten el intercambio de información entre sus miembros. Ejemplo: BuyVip, club de compradores con acceso a precios especiales (http://es.buyvip.com)

3. Recommendation Engines: Herramientas que permiten compartir recomendaciones, evaluaciones y sugerencias de productos similares. Ejemplo: Amazon, que ofrece sugerencias automatizadas de artículos relacionados al momento de buscar un producto, o también permite que uno pueda leer los comentarios de otros compradores sobre sus experiencias de compra (http://www.amazon.com)

El mundo de Internet se está orientando hacia procesos más sociales, y las empresas deberían considerar adoptar este modelo si quieren ser competitivos. No es suficiente con anunciar y publicar avisos en todos los medios posibles. Se debe trabajar con objetivos claros de conversión dentro de un entorno social. Eso lo han entendido marcas como Levi’s, Amazon, Disney, Victoria’s Secret y otras más que están a la vanguardia del e-commerce.

Es momento de pensar en nuevos modelos de negocio enfocados en comunicar y convertir, pues si manejamos con eficacia estos factores, tendremos empresas más eficientes y competitivas.

Finalmente, debemos entender que la forma de orientar nuestros objetivos de marketing deben ser hacia conversiones puntuales, que nos permitirán optimizar mejor todos nuestros esfuerzos comerciales. Así convertiremos a la publicidad en un aliado clave y directo en el desarrollo de nuestros negocios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *