El nuevo rol de las comunicaciones

Comparto un artículo elaborado por 300 sesenta comunicaciones sobre la comunicación empresarial y su rol actual como diferencia competitiva en empresas de todo tamaño.

El nuevo rol de las comunicaciones
Dirección hacia nuevos objetivos

Por 300Sesenta Comunicaciones

Más allá de querer magnificar el término de las comunicaciones; cobra protagonismo aún no conocido y poco explotado, que ha llevado a ejecutar y compartir los resultados de una investigación que deja al descubierto errores, aciertos u omisiones que tienen la gran mayoría de empresas. Por lo que surge la interrogante que delinea el cuerpo central de este artículo ¿Cuál es la importancia actualmente de las comunicaciones en el desarrollo de las empresas? Trazando este punto de partida conozcamos qué diferencias existen entre las empresas que emplean y no a las comunicaciones como una herramienta complementaria para el desarrollo de su organización, conociendo sus ventajas, beneficios y los paradigmas clásicos aún no superados por el sector empresarial.

Uno de los factores de competitividad más importantes en una empresa, es sin duda, la comunicación, la cual se puede definir como la principal herramienta para dar a conocer de manera lingüista, no lingüista (visual, acústica y gestual) y escrita aspectos positivos o negativos de nuestros productos y/o servicios.

Por ello, podemos decir que todos los tipos de interacción de una empresa y su medio dependen de alguna forma de la comunicación, convirtiéndose ésta, en el flujo de información expuesta tanto al interior como al exterior de la misma.

En el Perú, en más de una ocasión se afirma con plena convicción que la presencia de las Micro y Pequeñas Empresas (MYPES) en el desarrollo económico del país es cada vez más importante. Pero, desde el punto de vista de este sector sobre la necesidad de comunicar lo que hacen y para quién lo hacen, surgen las siguientes interrogantes: ¿Qué hacen dichas empresas para comunicarse mejor? ¿Consideran esta herramienta como ayuda para conseguir sus fines de promoción y consolidación en el mercado?

De acuerdo a la primera investigación de mercado con validez cualitativa realizada a pequeñas y medianas empresas que cuentan y no cuentan con un área de marketing y/o comunicaciones de Lima Metropolitana por la empresa 300Sesenta Comunicaciones; señala que comparten un concepto fraccionado entre el desconocimiento de la importancia y los verdaderos alcances de las comunicaciones como una herramienta integral al soporte y desarrollo de una organización o empresa.

Los resultados indican que las pequeñas empresas aprovechan poco o casi nada el gran potencial que las comunicaciones pueden ofrecerles. Uno de los factores por el cual se abstienen a utilizar dicha herramienta, se debe a un rango generacional, debido a que su plana mayor fluctúa entre los 40 y 50 años de edad. Esta brecha generacional construye un martillo de hule, casi incapaz de romper cualquier paradigma en el mundo comercial.

El publicista Manuel Echegaray, afirma que los temores y paradigmas siempre influyen en la errada toma de decisiones que frena al pequeño empresario al momento de adquirir servicios de publicidad o marketing, argumentando esta decisión en el temor a lo desconocido, puesto que no saben en qué consiste este servicio y tienen miedo de invertir en vano.

Limitaciones vs. Beneficios

Por otro lado, la mayoría de las medianas empresas encuentra orden y relación de sus buenos resultados con la oportuna ejecución de herramientas de marketing, procesos adecuados en la práctica de la comunicación interna y la satisfacción proyectada en un buen servicio al cliente. Cabe mencionar, que en su mayoría dichas empresas también consideraron poner en marcha la ejecución de las comunicaciones con el fin de lograr un factor diferencial ante sus competidores.

El comunicador Milton Vela, señala que una pequeña o mediana empresa debe tener en cuenta dos factores importantes: diferenciar su producto y/o servicio de la competencia y ser concientes que ésta diferenciación depende de lo que su cliente o mercado esté buscando. Por consiguiente, una empresa que se encuentra en un proceso de crecimiento claro y constante, debe considerar contar con área de comunicaciones, o en su defecto, marketing que le otorgará un valor estratégico a su producto y/o servicio.

Las pequeñas empresas que desconfían y desconocen los beneficios de contar con un área de marketing y/o comunicaciones, es porque consideran que sólo las empresas grandes y enfocadas a un público masivo requieren de estas herramientas.

Asimismo, señalan que para cubrir su necesidad de marketing, deberían primero elevar sus capacidades de producción y distribución; atender su implementación les permitirá concentrar la atención en su plaza (mercado). Sin embargo, no podemos afirmar que las pequeñas empresas sean enemigas de aplicar marketing o alguna herramienta afín, es preciso indicar que casi en su totalidad no conocen o saben de qué se trata – y mucho menos – cómo aplicarlo a su negocio. La proporción de empresas que no conocen claramente cómo y con qué las comunicaciones pueden aportar en el desarrollo de su empresa, consideran que requerirían de las mismas, siempre y cuando se presente la necesidad de resolver necesidades inmediatas y urgentes.

Del mismo modo, la mayoría de las pequeñas empresas que no cuentan con área marketing y/o comunicaciones tampoco han establecido un área de RR.HH., lo que ha originado desordenes internos trayendo como resultado baja productividad – y en algunas ocasiones – cierto declive en el mercado.

Milton Vela añade que todas las empresas de cualquier sector y tamaño (micro, pequeña, mediana y grande) hace comunicaciones de acuerdo a sus posibilidades. Pero la pregunta oportuna sería ¿qué tan efectivas son?

Si nos ponemos a pensar, caen de maduro muchas preguntas: qué tan bueno sería utilizar un plan de comunicaciones adaptado a sus necesidades acompañadas de una clara definición de su posicionamiento. Con la estipulación de objetivos de comunicación muy elementales, sus acciones tendrían mayor efectividad y estarían más cerca de realizar estas actividades como realmente son.

La totalidad de las pequeñas y medianas empresas que cuentan con sedes en diferentes provincias del país, divulgan inadecuadamente su cultura organizacional, centralizando dicha información sólo en las sedes de la capital. La desatención de este aspecto malgasta cualquier esfuerzo por hacer extensiva las actividades de RR.HH. en la cobertura total de su empresa.

Mayoritariamente, esto se termina reflejando en una ligera o significativa pérdida de participación de mercado, que en la actualidad la muestra referida ya ha detectado.

Más allá de una realidad local, el sector MYPE constituye el soporte económico – social más importante de nuestro país, no obstante es preciso mencionar los principales problemas que le restan eficiencia, productividad y competitividad.

Para citar algunos podemos mencionar el atraso tecnológico, poco trabajo con el capital humano, falta de selección por competencias, ineficiente preparación de colaboradores, inapropiadas técnicas de mercadeo, inadecuada o carente segmentación de mercados, falta de estrategias de ventas, falta de preparación en técnicas de atención al cliente y hermetismo al recibir nuevas ofertas de bienes y/o servicios.

A pesar que pueda existir un gran potencial en el mercado, se torna contraproducente no dar solución a dichos problemas.
Según lo expuesto, podemos afirmar que existen diferencias ya evidentes entre las empresas que cuentan con asesoría en comunicaciones y las que no cuentan con esta asesoría.

Existe otro lote de empresas que se han asomado tímidamente a este servicio y surge la interrogante ¿cuáles serían los resultados esperados de las empresas que trabajan de acuerdo a las pautas que ofrecen las comunicaciones? Sin duda la respuesta estaría sustentada en el conocimiento del estado anímico del colaborador, óptimo desarrollo de la percepción interna, conocimiento certero del mercado, identificación de necesidades de los clientes y seguimiento de resultados conjuntamente al progreso del potencial humano y económico de una empresa.

La importancia de las comunicaciones ha sido siempre un factor pendiente y a la vez preponderante dentro de un contexto donde una buena decisión y una adecuada asesoría puede abrirnos las puertas de un sector comprometido directamente al desarrollo como soporte e impulso social y económico de toda una nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *