La doctrina del shock

La historia es esta: encontré este vídeo navegando por internet, aprovechando que hoy no tengo clases en la noche.

A la autora (Naomi Klein), ya la conocía por referencias a su libro No Logo, que hace un tiempo tuvo bastante difusión. Me llamó mucho la atención el mensaje impactante de fondo, aunque el tufillo de conspiración estilo Fringe y X-Files, me hacía pensar que había algo que no terminaba de encajar en esta historia.

Según el vídeo, que es en realidad un resumen del libro del mismo nombre, el pensamiento de libre mercado es algo que ha venido aplicándose con apoyo de gobiernos malvados, que se aprovechan de grandes crisis (provocadas o no) para aplicar medidas impopulares y no tener mucha resistencia por parte de la población.

El sistema de aplicación está basado en la doctrina del shock, método que establece que una persona tiene mayor disposición a obedecer o ser sometida después de haberle aplicado algún tipo de trauma. El Lord Voldemort encargado de llevar esto al campo económico-político, según la autora, es Milton Friedman.

Para probar su teoría Klein menciona una de las citas más famosas de Friedman

Only a crisis actual or perceived produce a real change

Esto probaría sus intenciones oscuras. Pero la cita completa de la frase es

Only a crisis, real or perceived, produces real change. When that crisis occurs, the actions that are taken depend on the ideas that are lying around. That, I believe, is our basic function: to develop alternatives to existing policies, to keep them alive and available until the politically impossible becomes politically inevitable.

Esta frase traducida al español sería algo así como “Solo una crisis, real o percibida, produce un verdadero cambio. Cuando ocurre, las acciones que son tomadas dependen de las ideas que se encuentran alrededor. Creo que nuestra función primordial es desarrollar alternativas para las políticas actuales, mantenerlas vivas y disponibles hasta que lo políticamente imposible se vuelva políticamente inevitable”.

Esto podría interpretarse de la forma malvada que nos sugiere Klein o también podemos tomarlo como el momento que se realizan cambios, donde lo que antes parecía imposible de hacer ahora se vuelve inevitable.

No hay que haber estudiado los hanzi chinos (危机 weiji) que forman el término “crisis” para intuir que una crisis implica un momento peligroso de cambio, que puede traer consecuencias positivas o negativas.

Me puse a investigar para tratar de entender cual era la pieza que no encajaba en el mensaje, y gracias a un buen artículo de Johan Norberg pude descifrar el misterio (leanlo es muy bueno). Hasta antes de esto solo había encontrado ataques personales a Klein, su formación académica, la inexactitud de sus cifras, etc. Pero nada que pudiera refutar su teoría.

Norberg sostiene que si revisamos los hechos, una crisis o catástrofe no beneficia el libre mercado. Más bien el efecto es el contrario.

Cuando cayeron las torres gemelas en Nueva York, el pueblo norteamericano no se vio beneficiado por un incentivo para aumentar el número de comerciantes, ni acceso a mayores créditos personales para consumo, ni reducción del estado en su papel regulador de la sociedad; sino que ocurrió lo contrario: el gobierno de Bush decretó políticas que atentaban los derechos fundamentales de la persona, fortaleció el estado, le dió mayor poder a sus fuerzas del orden.

En el caso de la guerra de Irak y Afganistan, los grandes beneficiados no fueron los pequeños comerciantes, ni se impulsó políticas en favor de la libre competencia. Por el contrario se favoreció a ciertas corporaciones con nexos cercanos a Bush.

Caso Peruano
Si buscamos algún caso peruano, veremos que en Abril de 1992 Fujimori realiza un autogolpe cerrando el congreso, aduciendo que los congresistas de ese tiempo no lo dejaban trabajar (le negaban darle poderes sin fiscalización) . La gente asustada por los manotazos de ahogado del terrorismo, que se encontraba en declive y por lo tanto lanzando sus más furiosos ataques en todos lados (incluyendo Lima), apoya la medida.

El año 92 fue muy duro en particular para la gente de Lima que hasta ese entonces no había sentido tanto el terrorismo como el resto de peruanos, entre algunos casos podemos mencionar el asesinato de Maria Elena Moyano en Febrero, la destrucción del canal Frecuencia Latina en Junio y el coche bomba en la calle Tarata en Julio (como inicio de una semana de atentados). Como dato adicional, ese mismo mes fue la masacre de la Cantuta por parte del grupo Colina.

Ese mismo año, en Septiembre cae la cúpula de Sendero Luminoso (incluyendo al máximo líder: Abimael Guzmán), gracias a las acciones de la Unidad GEIN (la que tiempo más tarde sería desarticulada por el gobierno). A fines de Octubre de 1993 se aprueba una nueva constitución que permite la reelección presidencial, y en Noviembre el nuevo congreso es ocupado por una amplia mayoría del partido oficialista. Como detalle extra podemos mencionar que a inicios de 1995 se desata la guerra del Cenepa, y meses después son las elecciones presidenciales donde sale reelegido.

Si aplicamos la teoría de la doctrina del shock, podríamos decir que aquí también funcionó el apoyo del pueblo ante una situación crítica. En otras palabras, si aparece el cuco todos acatan las medidas del gobierno o salvador de turno, por más extremas que sean.

Libre economía vs mercantilismo
Algo que me llamó la atención en el artículo de Norberg, es que se da tiempo de explicar el caso Pinochet y su relación con Friedman. Según Klein, Friedman fue asesor de Pinochet, ergo asesoraba a malvados dictadores para seguir esparciendo la maldad del libre mercado.

Norberg por su lado explica que Friedman se negaba a visitar Chile por invitación de Pinochet porque no quería ser relacionado con dictadores. Finalmente Friedman visita Chile en 1975 por invitación de una fundación privada. Es en esta ocasión que Pinochet y Friedman se conocen, y este último aprovecha para hacerle una carta, explicándole como parar la hiper inflación y la necesidad que el país se abra al libre mercado para salir del lío económico en que estaban metidos.

Pinochet después de haber tenido 2 años a militares controlando la economía con una política paternalista, nacionalista y cerrada al extranjero, decide seguir el consejo de Friedman y poner a civiles economistas a cargo de la economía (valga la redundancia). El cambió funcionó y Pinochet asombrado de los resultados decide seguir esa ruta.

Tal como se sostiene, no solo dictadores como Pinochet abrazaron la política del libre mercado, sino países con gobiernos democráticos. Ante el quiebre de la Unión Soviética pasó a convertirse en una política inevitable, que incluso en la actualidad hasta grandes defensores del comunismo como China han terminado adoptando.

Entonces, ¿donde está el problema?. Después de comparar ambas posturas, lo que entiendo es que la doctrina del shock es efectiva para fortalecer gobiernos dictatoriales y asegurar políticas impopulares. Pero la pieza que no encaja es el libre mercado. El problema es el mercantilismo, el beneficio a corporaciones y monopolios. Esa es la clase de intereses que si podrían estar en juego y valerse de cualquier tragedia, causada o no, por grupos de poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *