Haciendo presentaciones mientras el publico twittea

Normalmente es muy molesto que mientras se hace una presentación en público, en vez de tenerlos prestando atención se dedican a hablar por teléfono, cuchichear entre ellos o haciendo cualquier cosa que distrae a los demás.

Por costumbre asociamos que si las personas nos siguen con la mirada mientras exponemos, es síntoma que les está gustando la presentación. Pero actualmente actividades tan comunes como el “twitteo” (práctica que sirve para reportar en vivo un evento) pueden desconcertar.

En el blog de Pistachio tratan de darle vuelta al tema y nos presentan algunos motivos por los cuales deberíamos estar agradecidos que la gente se dedique a teclear en sus laptops mientras uno está parado al frente haciendo su exposición, además de recomendar como sacarle provecho a esta herramienta.

Esta es una traducción libre del artículo orginal:

Beneficios de la retroalimentación para la audiencia

1. Ayuda a enfocarse: El hecho de estar reportando o comentando la presentación en ese momento, obliga a que uno preste mayor atención, sabiendo que tiene un público al cual reportar y con el cual comparte su experiencia.

2. La audiencia obtiene más contenido: La gente que twittea durante las presentaciones puede agregar comentarios, enlaces, explicaciones que enriquecen lo que presenta el expositor.

3. La audiencia puede absolver sus dudas al instante: Muchas veces hay puntos donde nos perdemos y tenemos que estar preguntando al vecino que quiso decir el expositor. Al estar twitteando, mientras publicamos podemos recibir retroalimentación de las personas que nos siguen.

4. La audiencia puede participar: Normalmente la forma de permitir participación del público es cuando el expositor da el espacio para las preguntas. En cambio si estamos en una sesión de twitteo con el resto de la audiencia, mientras el expositor hace lo suyo, el público intercambia ideas, preguntas y reformulaciones.

5. La audiencia puede innovar: Gracias a la participación activa y las ideas del expositor, se pueden construir ideas grupales interesantes.

6. No tienes que estar fisicamente presente para participar: No sólo puedes ver una transmisión por video en vivo, también puedes unirte a los participantes mediante twitter o chat, aumentando así el tamaño de la audiencia del expositor.

7. Puedes conectarte con la gente: Estar en un auditorio con personas que no conoces puede ser intimidante. Pero participar en la discusión virtual permite introducirte en el grupo con mayor facilidad y posteriormente hacer contacto físico en los intermedios de la exposición.

Beneficios para el expositor

1. Ver gente escribiendo significa que estás provocando interes.

2. Tus colegas pueden responder preguntas por tí mientras expones.

3. Obtendrás retroalimentación inmediata

4. Ellos no se quedarán dormidos

Como manejar la retroalimentación y volverla a nuestro favor

1. Pedirle a un colega que haga seguimiento de la discusión virtual y que te interrumpa si detecta que hay algun punto que no está siendo entendido por la audiencia, o hay preguntas que enriquezcan la presentación.

2. Si no tienes quien te ayude puedes dar recesos de 10 minutos para revisar la discusión hecha en twitter. Funciona mejor ir absolviendo las dudas al momento en vez de dejar todas las preguntas para el final.

Hacer una presentación mientras la audiencia está twitteando puede ser un reto, pero asegura un mayor enriquecimiento en el intercambio de ideas. Es verdad que muchas veces puede distraer ante comentarios banales o que no aportan nada a la conversación, pero si sabemos canalizar la retroalimentación del público, todos salen ganando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *