Deja de tratar de dignificar al comic

Estuve leyendo un excelente artículo de la revisa online Cenizas titulado “Las apologías inutiles del tuerto (o “deja de tratar de dignificar al comic, idiota”)”.

El autor hace una reflexión sobre el ombliguismo del mundo de los comic-fans expertos, a los cuales denomina “tuertos en país de ciegos”, en alusión al extenso conocimiento que tienen estos personajes sobre todas las publicaciones existentes en el mundo de las historietas, pero su limitada capacidad para ver más allá, de donde vienen las referencias, la inspiración que generalmente se encuentra en el mundo de las artes, la filosofía, historia, etc.

En palabras del autor, esta es la razón por la cual el comic no pasa de ser un pseudo-arte en el imaginario popular.

Quiero citar este párrafo que resume bastante bien la idea del artículo:

Suponemos que Schuitten es un genio por incrustar la arquitectura en los comics con la belleza que él logra imponer, pero si consideramos su perfil artístico, veremos que no buscaba “innovar” o darle “mas arte” al medio del comic, no…buscaba educar a sus lectores. Idem de Alan Moore.

Ellos son geniales en sus comics porque son geniales en un ámbito mas general, en el ámbito del verdadero arte. Moore puede ponerse en un debate con cualquier doctor de la era victoriana inglesa. Schuitten puede dar una conferencia sobre arquitectura del siglo XVII. McKean lo mismo resuelve un comic que una película que una composición de Jazz.

En conclusión, el mundo del cómic al igual que cualquier otro tipo de manifestación artística se nutre de diversas corrientes culturales y artísiticas. Para poder entender la real trascendencia debemos remitirnos al gran contexto en el que se mueven los autores y no simplemente memorizar el nombre de todos los dibujantes de cada serie.


Leer artículo Las apologías inutiles del tuerto (o “deja de tratar de dignificar al comic, idiota”)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *