Ya nadie escribe: todo es cortar y pegar

Derrick De KerckchoveDerrick De Kerckchove es discípulo y seguidor del pensamiento McLuhan, y al igual que su maestro, tiene mucho que decir sobre cultura y tecnología.

Hace un tiempo el blog de Periodismo Digital de la UniversidadCatólica (PUCP) presentó una entrevista hecha por el diario La Vanguardia a Kerchchove, en la cual habla sobre la creatividad como consecuencia de la socialización, las grandes explosiones de inteligencia tecnológica, el pensamiento digital y otros temas interesantes.

Entrevista imperdible para todos los comunicadores.

Extra: Además en Página 12 puedes leer otra entrevista a De Kerckchove titulada “La red no debe ser controlada”, en la cual habla sobre el mundo digital y sus influencias en nuestra cultura.

Atención a este párrafo de la entrevista en Página 12:

Hoy se habla de un período de pos-humanismo, lo que para mí sería un neo-romanticismo. El cyborg es una figura trágica del acuerdo tecnológico-biológico-orgánico. Para mí es un espectáculo divertido más que una orientación futura. Es una fantasía moderna de la globalización. El cyborg es una figura individualista heroica, pero no es representativa del ser actual. La figura representativa del ser actual es el blog, es realmente un modo de ser nuevo. El cyborg es una vieja concepción del Golem, del robot adaptado al cuerpo humano.

Leer Entrevista “Ya nadie escribe: todo es cortar y pegar”

Por LUIS AMIGUET – 13/06/2005 – La Vanguardia de España

Tengo 61 años: soy feliz en la medida en que mi vida es fruto de mis decisiones. Nací en París, crecí en India y vivo en Canadá. Pienso en cinco idiomas y eso te hace creativo. Soy viudo y amo a la esposa que perdí. La lengua me permite negociar con la realidad; la religión, con el espíritu. Dirijo el programa McLuhan y colaboro con CosmoCaixa

¿Cómo puedo ser más creativo?
Intégrese en redes inteligentes de personas: empresas, clubs o escuelas. El mito del genio aislado, el profeta que ilumina desde su retiro a la humanidad, es falso: nadie es inteligente ni creativo si se aísla.

¿Por qué no se puede ser genio solitario?
Porque el genio, el talento, la creatividad, no es un monólogo: siempre es una conversación en grupo. Si una idea no se comunica, no existe. La idea nace al ser explicada y cada vez que se comunica se reformula. Los artistas, aunque firmen como individuos, en realidad sólo crean en escuelas, cenáculos o grupos generacionales.

Algunos crean más y mejor que otros.
Hay personas que, y ese es el talento individual, expresan mejor las ideas del grupo.

Por ejemplo.
La cognición distributiva demuestra que no hay niños geniales, hay colegios geniales como hay empresas tontas o listas. Los escolares o los empleados asumen valores colectivos que son la inteligencia común.Yesa inteligencia común está conformada por la tecnología: es la tecnología.

Vuelvo a necesitar ejemplos.
El alfabeto griego fue la primera gran explosión de inteligencia tecnológica.

Hubo otros alfabetos antes.
Eran silabarios o signos para conservar contenidos, no para recrearlos. Los signos del alfabeto griego permiten al fin extraer un texto de contexto y transportarlo a otro o modificarlo: eso es crear. Hasta entonces, los sistemas de escritura, como el hebreo, eran muy conservadores, porque su tecnología imponía la repetición para la comprensión. Sus textos eran inmodificables, sagrados.

¿Y eso cambia el modo de pensar?
Absolutamente. El alfabeto griego independiza la razón innovadora del dogma repetitivo. Y la imprenta, segunda explosión de creatividad, emancipa la razón de la religión. La tercera explosión, las telecomunicaciones, mezclan la electricidad y el alfabeto y combinan máxima velocidad de transmisión con máxima complejidad del mensaje.

¿Y ahora en qué andamos?
En la cuarta: mezclamos el alfabeto con las ondas en el éter planetario ya sin cables. Somos los más creativos de la historia.

¿Está seguro?
Absolutamente. Nunca se inventó tanto. Esa concentración de información hace que el mundo se contraiga e implosione.

No me asuste…
El planeta se ha encogido. Lo profetizó mi maestro McLuhan: todo el mundo está informado de todo en tiempo real, por eso sentimos el planeta como una extensión de nuestra propia piel. Ver las imágenes en directo de las víctimas del tsunami te hace sentir la catástrofe en tu propia vida. Es tuya.

¿Y cómo cambia nuestro raciocinio?
Al sentirlo propio, te consideras responsable de todo, aunque suceda en las antípodas. Nace así una conciencia universal: el planeta es de todos, Y esa conciencia se manifiesta en el niño que tira un papel para reciclar y evitar el calentamiento global o en la fábrica que recorta cuota de su lluvia ácida: ya no actúan por su familia, clan, tribu, país… ¡Piensan en todo el planeta! El mundo se contrae.

¿Cómo?
Se superponen ideologías como la de los chiíes o los budistas que ve en la CNN o en la esquina de su barrio con la de los católicos catalanes de toda la vida. Antes esas creencias eran remotas unas para otras. Ahora están superpuestas y crean tensión implosiva…

No me asuste.
…Y surge la hibridad, la combinación de lo heterogéneo: en lo genético es lo transgénico; en lo social, el mosaico racial. La implosión alumbra una nueva conciencia universal y exige otro nivel de tolerancia, por-que para vivir en paz ya no es suficiente con tolerar a las tribus vecinas, tenemos que tolerar las de todo el planeta, porque todas están aquí. Así surge la tolerancia globalista.

Diversidad, diálogo, tolerancia…
Toda la humanidad convive ya en cada punto del planeta en tiempo real, aunque todavía no estamos todos al mismo tiempo.

¿Y cómo cambia eso nuestra conciencia?
Pensamos ubicuamente, pero aún de forma secuencial, todavía no simultánea… Aún pensamos en discurso.

No sé si le sigo.
Los ordenadores digitales analizan los problemas consecutivamente y van desechando probabilidades hasta llegar a la solución; en cambio, los ordenadores quantum, hoy en proyecto, resolverán los problemas instantáneamente no secuencialmente: no harán una tarea tras otra sino todas a la vez.

¿Cómo es el actual pensamiento digital?
Hibridad, globalización, conectividad, virtualidad… Son tendencias obvias, ¿no?

Me suenan.
Y otras necesitan explicarse: hipertextualidad y transparencia. Vivimos en permanente hipertextualidad. Mis alumnos ya no escriben nada, sólo cortan y pegan de los textos que buscan y encuentran en internet.

Hoy todos cortamos y pegamos.
Eso es crear: dar una solución nueva con materiales existentes, porque repetir los materiales antiguos sólo es producir. Todo arte y toda literatura es ya sólo un collage.

¿Y la transparencia?
Lo digital graba, deja huella electrónica y almacena datos en todas partes. La memoria máquina infalible sustituye a la humana: todo está escrito, nada oculto. Nuestra personalidad virtual conformada por esas huellas electrónicas nos precede donde vamos y queda cuando nos hemos ido. Ponga su nombre en Google y verá de qué le estoy hablando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *