Discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford

Se avecina una fecha importante para mí, el cierre oficial de mi etapa universitaria. Si, adivinaron, este fin de semana es mi ceremonia de graduación. Ya tengo en mis manos el carnet de graduado (para no tener que entrar por la puerta de visitas) y la famosa diploma de bachillerato. Lástima que estuvo en mis manos sólo 5 minutos, tuve que entregarla a la secretaria del decano para que me la entreguen “oficialmente” en la ceremonia.

Por una curiosa coincidencia, vía ALT1040, encontré un post sobre el discurso de Steve Jobs (CEO de Apple y Pixar) en la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford, realizado el 12 de Junio de 2005.

Voy a citar el fragmento traducido por Eduardo de este discurso:

A veces la vida te pega en la cabeza con un ladrillo. No pierdas la fé. Estoy convencido que lo único que me mantuvo en pie era el hecho que amo hacer lo que hago. Tienes que encontrar eso que amas; esto aplica en tu trabajo como en tus relaciones amorosas. Una gran parte de tu vida estará enfocada en tu trabajo y la única manera de sentirte realmente satisfecho es creer que lo que haces es un excelente trabajo. La única manera de lograr un excelente trabajo es amando lo que haces. Si no lo encuentras todavía sigue buscando. No te rindas. Como todas las cosas relacionadas al corazón, sabrás exactamente cuando lo encuentres. Y, como en cualquier gran relación se va poniendo mejor y mejor a medida que el tiempo pasa. Así que sigue buscándolo hasta que lo encuentres, no te rindas.

(…)

Tu vida tiene un límite, no la malgastes viviendo la de otra persona. No atrapes a ti mismo por un dogma el cual implica vivir con los resultados de los pensamientos de terceros. No dejes que el ruido de las opiniones de otros ahoguen tu voz interna. Y lo más importante: ten el coraje de seguir tu corazón y tu intuición. Ellos de alguna manera saben lo que realmente quieres ser; el resto es secundario.

Muy motivador, solo falta la canción “Time of Your Life” como fondo musical.

Entren AQUI para leer el discurso completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *