Las chicas como enganche en la publicidad

Los espectadores de TV peruana estamos acostumbrados a los típicos comerciales “fáciles”, que ponen a una(s) chica(s) con poca ropa al lado del producto/servicio y ¡listo!, problema solucionado, venta asegurada, recordación de marca…¿qué es eso? un concepto desconocido para muchos empresarios como lo son las reglas de tránsito para los conductores de transporte público.

Partiendo de la premisa que el sexo vende, las empresas poco audaces se conforman con repetir una y otra vez la misma fórmula. Tal vez creerán que encontraron la gallina de los huevos de oro, una fuente de inagotable riqueza marketera. Pero se equivocan, todo en exceso satura.

Click para agrandarEs cierto que cada individuo tiene sus propios patrones estéticos y de gusto, sin embargo me atrevo a lanzar la siguiente pregunta: ¿alguien ya se aburrió de los comerciales de Cristal? ¿han visto lo último? ¡mujeres piratas! ¿Se habrán inspirado en el primer largometraje animado “Piratas en el Callao”? ¿o es que después de disfrazar a las modelos de fantasmas, gatas, sirenas, etc; ya no quedan muchas ideas? Me temo que esto de los disfraces todavía tiene para más tiempo.

Pero no tengo nada en contra de ver mujeres hermosas (las colombianas Juliana Saldarriaga y Martha Roldán del comercial “piratas” son muy atractivas). Mi crítica va hacia la fórmula sosa de repetir una misma idea tonta hasta matar al televidente (o al menos su cerebro). Así como se esfuerzan contratando modelos internacionales y grabando en el Caribe, podrían ponerle un poco de ganas al desarrollo de la historia, al fin y al cabo un comercial es como una película que dura 30 segundos, por lo tanto necesita de un guión que pueda enganchar al consumidor potencial y despertar el deseo de consumo.

Veamos el argumento de la “historia”: Un grupo de chicos que andan en bote son atrapados por la tripulación de un barco, cuando los ponen en cubierta son amenazados a punta de espadas y les dicen que entreguen el tesoro, ¿cual es el tesoro? un cooler lleno de cerveza de la marca anunciante, ellos se niegan. Los asaltantes que están a contraluz se quitan sus trajes y resultan ser mujeres piratas en bikini. Un loro comenta: “esto se va a poner bueno”. Empieza la fiesta, suena una canción de moda de discoteca. Chicos y piratas bailan. Fin.

¿Nos provoca tomar cerveza al ver a las chicas bailando en el barco? ¿que cerveza era? ¿qué, era de cerveza el comercial?.

Click para agrandarVuelvo a repetir: cada individuo tiene sus propios patrones estéticos y de gusto. Así como personalmente me aburro con “las piratas” de Cristal (que es distinto de verlas en persona), me sorprende que un comercial tan convencional en el género de “chicas enganche” como el de Americatel 1977 pueda tener tanta pegada en mí. ¿A que se debe? ¿no es la misma fórmula de chicas ligeritas de ropa anunciando el producto/servicio? ¿ por que no puedo quitar los ojos de la pantalla de TV cada vez que aparece el anuncio?.

Analicemos: En un escenario de metal y vidrio con el número 19-77 en las paredes y piso, 4 chicas bonitas y lindas con trajes azules y blancos (color corporativo del anunciante), con los números 1-9-7-7 en el pecho bailan haciendo gestos con las manos de hablar por teléfono y cantan un jingle pegajoso:

marca 19-7-7,
si quieres ahorrar,
si quieres ahorrar,
1977,
de Americatel,
marca 19-7-7,

Eso es todo, en el cierre una voz en off masculina solo dice: Americatel.

Simple y contundente, te vendió la idea que hay una empresa Americatel con la cual ahorras llamando a través de un número 1977.

Obviamente todo el mérito no le pertenece a este reel. Antes hubo otro similar en el cual 4 modelos con vestido azul bailaban y cantaban una versión mas sobria del mismo jingle. Mientras tanto un hombre iba enumerando las ventajas del servicio. El segundo anuncio simplemente cumple la función de recordar la idea:

Americatel+1977+servicio de llamadas internacionales+más económico.

Click para agrandarObviamente cumple el objetivo de recordación de marca, pero ¿donde reside el encanto de este anuncio? ¿será lo pegajoso del jingle? ¿ o el bonito grupo multicultural que componen las 4 chicas?. Mi teoría apunta a que tiene un mensaje claro, simple y sabe usar los encantos femeninos sin saturarnos o subestimar nuestra inteligencia.


Para tener una idea de la efectividad de esta campaña, tenemos como dato que no sólo ha sido lanzada en Perú, también se han realizado comerciales similares en Estados Unidos, El Salvador y Chile. En la publicidad para el país hermano del sur (allá el número es 123), participaron 3 de las 4 chicas que vemos en el 19-77: Las argentinas Marcela Brane y Natalia Schreiber junto a la chilena Angela Prieto. Para nuestro país se agregó a la brazilera Regina Reis (portadora del penúltimo 7).


Marcela Brane

Natalia Schreiber

Regina Reis

Angela Prieto

Como conclusión, mi opinión es que la presencia de mujeres atractivas como enganche publicitario no es un recurso facilista y burdo en sí mismo, el problema empieza cuando los responsables (publicistas y clientes) quieren hacerlo así intencionalmente.

[ad#Adsense – Banner blanco al final del post]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *