Cuando el marketing directo satura

(Suena el celular, la pantalla indica que la llamada viene de un número privado.)

Maskus: ¿alo?

S.M (Señorita Misteriosa): ¿Señor Sánchez?

Maskus: Si, él habla

S.M: Buenas tardes, le llamo de la universidad X…

Maskus: ah mucho gusto, ¿como está?

S.M: eh…ah muy bien, le llamaba para…

Maskus: …contarme sobre los programas de maestría para egresados, ¿cierto?

S.M: ¡si!, veo que le ha llegado nuestra publicidad a su casa.

Maskus: Muchas veces…

S.M: Bueno quería decirle que este jueves a las 7:00 pm habrá una charla informativa en nuestro local…

Maskus: Lo se, en otras ocasiones me han llamado para lo mismo, y le digo lo mismo que he respondido antes: No me interesa en este momento ese programa, si hago una maestría la haré después, pero no ahora. Es cuestión de decisiones.

S.M: …oh bueno, gracias. Hasta luego.

Maskus: Hasta luego.

Si te mandan mil correos a tu casa promocionando algo que no puedes adquirir aún, y te llaman mil veces para ofrecer lo mismo y respondes lo mismo las mil veces, creo que el mensaje debería quedarles bastante claro: No vas a adquirir sus servicios en un buen tiempo, y si siguen insistiendo terminarás odiando su producto/servicio. Es una regla básica que deberían manejar algunas personas que dirigen las campañas de marketing directo.

El caso de la universidad X aún no ha llegado al extremo de cierta compañía monopólica que llama todas las semanas a mi casa para ofrecer su servicio de Internet. La última vez casi mando al diablo a la pobre televendedora porque al parecer mis negativas no los desaniman y sigen insistiendo.

Una política de rotación larga en la base de datos ayudaría a no desesperar a los potenciales clientes. Lo ideal sería que se pudiera adoptar el modelo que usan las empresas en USA: El cliente puede decirle al televendedor que lo borre de su base de datos, y la compañía está en la obligación de hacerlo o al menos no debe molestarlo en los próximos 2 años.

El tema fundamental es el respeto hacia los clientes, si esto se practica, se puede ganar mucho más que atontando con bombardeo publicitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *